Introducción al programa de Cine 2018-05-03T15:11:28+00:00

<= =>

 

“PARA UNA HISTORIA DE LA CENSURA EN EL CINE CUBANO DE LA REVOLUCION SOCIALISTA”

Dean Luis Reyes

 

Esta muestra pretende abarcar más de medio siglo de censura ejercida sobre el cine en Cuba. La encabeza el que sigue siendo el momento fundacional de la interdicción ejercida desde el poder político sobre los realizadores cubanos: PM (Orlando Jiménez Leal y Sabá Cabrera Infante, 1961). Este corto y su censura por el instituto de cine cubano dio lugar a la primera definición de política cultural de la naciente Revolución socialista, a cargo de Fidel Castro, quien dejó así definidos los márgenes de lo admisible dentro de la cultura y las artes en Cuba. Asimismo, Conducta impropia (1983, Orlando Jiménez Leal, Néstor Almendros), si bien no fue producido en Cuba, sí resultó vetado en el país: denunciaba la sistemática persecución y represión de la comunidad gay y de la intelectualidad “no ajustada” a las exigencias de los modelos de control vigentes en Cuba. Mientras que en las decadas siguientes la censura en el ICAIC se ventilo al interior de la institucion, en el nuevo siglo, con la emergencia de un cine independiente de las instituciones y de los criterios editoriales del Estado, la lista de obras censuradas o invisibilizadas aumenta. Seres extravagantes (2004, Manuel Zayas) complementa la indagación de Conducta impropia dos décadas después, desde el documental, y Santa y Andrés (2016, Carlos Lechuga) desde la ficción -esta última sufrió un veto estatal público, a diferencia de la mayoría de las realizaciones recientes. Persona (2014, Eliécer Jiménez), Nadie (2016, Miguel Coyula), Crematorio (2013, Juan Carlos Cremata), Despertar (2011, Ricardo Figueredo, Anthony Bubaire) y El tren de la linea norte (2015, Marcelo Martin) son solo algunas de las piezas, mayormente del genero documental, que han recibido vetos y padecido invisibilidad, debido a razones políticas, en la última década.